martes, 19 de octubre de 2010

Noche

Me da miedo que vengas en un sueño, y que no sepa cómo atajarte.

La noche me puso de espaldas, no hay palabras que lo disimulen, hoy me cagaste a palos sin darme un solo golpe.

Las estrellas me tienen sin cuidado, nunca cambian nada con su brillo.

La noche me mira altanera, como si fuera una puta impagable, como si supiera de donde vengo...

¡Tengo la matera lista y los discos de jazz en orden, dale noche de mierda, vení!


Bestiario

3 comentarios:

Le dijo...

Mate y Jazz suficientes elementos para no dejar que la noche apabulle. Me encantaron tus letras. Volveré. Un abrazo

srta.ligustrina dijo...

Con jazz ninguna noche apabulla.
Se vuelve más amiga, y se queda picando discos con uno, hasta que se hace muy tarde.


Saludos (:

La Condesa Sangrienta dijo...

Charlie Parker... y la noche gana por knockout